Saltar ao contido

Descorchando la carta

07/09/2011

Te acabas de ir y el cielo está completamente gris. No sé si es el día que está triste o soy yo.

No puedo comprender cómo ayer estuvo tan buen tiempo, sin duda ha sido un regalo (puede que hasta divino).

En estos últimos días en Aveiro me he estado replanteando cosas que hacía tiempo que pensaba que las tenía muy claras. Tiene que ver con Dios y esas cosas. (Puede que Paulo Coelho me haya lavado el cerebro). Sigo sin creer en él, pero puede que sí crea en algo parecido: en la magia. Al fin y al cabo supongo que son distintas maneras de hablar de lo mismo. Puede que sea simplemente el poder de las personas, cuando estamos unidas y nos sentimos bien podemos conseguir cualquier cosa. Supongo que es lo mismo que cuando nos sentimos envidiosos de los demás y a través del odio hacemos las cosas más horribles. (Estoy hablando del ser humano en general).

Cuando crees que comprendes algo te encuentras de frente con otras mil dudas . El jueves pasado estuve hablando en la praça con un preto que anda siempre por ahí, muy mítico él, se llama Sergio (probablemente lo conozcas). Es de estos “pesados” que se te acercan para hablar y pasas de ellos, pero nunca te dejan en paz. Pues el día éste, creo que hasta yo le resulté pesada a él, porque se fue sin tener que darle ningún corte (y con eso te lo digo todo). En aquel momento necesitaba hablar y muchas veces las personas que conoces no son las más apropiadas para darles la brasa acerca de tus problemas existenciales. El Sergio éste, comenzó a hablarme exactamente de lo que quería escuchar: las personas. Yo creo que su visión era un poco egoísta, pero tenía bastante razón. Dijo algo que no recuerdo, pero que encajaba mucho con mi forma de pensar. Habló de que éramos energía y que como tal podíamos conseguir controlar nuestras vidas y nuestros cuerpos como quisiéramos. Siempre he creído que si tienes fe en algo, si crees en ti, pudes conseguir lo que te propongas.

Al día siguente llegaste a casa y nos diste la buena noticia de que tu padre se iba a curar y fue como una demostración de lo que había hablado la noche anterior. En aquel momento me sentí muy contenta, no sólo por ti sino también por mí, me sentí con tanta fuerza… Pero esa situación duró un instante, porque al momento me sentí increíblemente insegura. Quizás fue que comencé a darme cuenta de mi energía y de qui si realmente tenemos esa capacidad de conseguir lo que nos proponemos (incluso ser felices) debemos saber controlarla. Quizás sea demiado poder y me asusté. Sentí que no debía irme ese fin de semana a casa (¿recuerdas Lalín?) y todos los acontecimientos me demostraron que tenía razón. El sábado, después de que me llamara Patri y de haberme contado esa sucesión de acontecimientos insospechados (acerca de la muerte de la abuela de Ro, la caída de su tío de un cerezo, …) me sentí como si hubiese perdido la batalla. Siempre me pasa. Cuando siento que puedo hacer lo que quiero, llega la vida y me da palos para enseñarme que nunca debo confiarme, que, para ganar hay que seguir luchando día a día, segundo a segundo, …

No recuerdo por qué he empezado a contarte todo esto. Ah! Era por el día. Ayer hizo sol porque estábamos en la playa y hoy llueve porque te has ido, ¿coincidencia? Como decía Philipos el día de la queimada hay algo más detrás de la cada coincidencia. No podemos conformarnos con una explicación tan simple, debemos preguntarnos por qué y saborear las vueltas que nos hace dar la vida. Porque unas veces son para bien y otras veces para mal, pero siempre consiguen hacernos sentir vivos.

Creo que la palabra que más se repite en esta carta es sentir. Y es que está escrita con mucho sintimiento (valga la redundancia). Estoy nerviosa y como no puedo llorar, o gritar o dar cabezazos contra la pared para desahogarme, escribo, que es lo que suelo hacer en estos casos.

En estos momentos tengo grandes dudas de que estas letras lleguen a tus manos. Nunca soy capaz de acabar las cosas y todo me queda a medias.

No he releído nada de lo que te he escrito y no voy a hacerlo (aunque nunca llegue a enviarte esta carta). Así que perdona por este montón de palabras sin mucho sentido. Pero es que yo las necesitaba (ahora me siento mejor). Lo que me había dicho Sergio aquel jueves era que la clave era continuar con algo si conseguía que te sintieses bien y dejarlo cuando no lo conseguía.

No sé si acaba aquí esta carta (puede que estos días siga escribiéndote), pero, por si acaso, muuchos besos y nos vemos en la feria!!

Transcripción de una carta escrita a Raquel en Aveiro el 16 de junio de 2007.

Hoy me he encontrado con esta carta que me había prometido no releer. Nunca la llegué a enviar, supongo que la auténtica destinataria siempre fui yo y que la recibí en el momento oportuno. Hay muchos tipos de despedidas pero siempre tienen en común que no podemos estar seguros de si volveremos a ver a la otra persona o no.

Advertisements
2 Comentarios leave one →
  1. 07/09/2011 21:01

    Se queres por un día soleado nesta semana acórdate de min e fagámonos compaña 😉

  2. Raquel permalink
    09/09/2011 10:49

    Jo mi niña, qué bonito… Qué montón de recuerdos se me vienen a la mente todos juntos, como en tropel! El olor de vuestra casa, las cenas en la cocina, tus pantalones pitillo, los coloretes en el cuarto de baño,… incluso esos ascensores que se atascaban! De repente me he puesto a recordar hasta el sabor del tsaltsiki griego que nos hicieron en mi casa, el frío en la Praça do Peixe, las neblinosas vistas desde la casa de Kon… y mil más! Todos juntos! ¿Cómo es posible? Te mando un beso y un abrazo muy grandes… Te los voy mandando, pero en poco más de un mes te los podrás cobrar de verdad 🙂 Muchas gracias por rescatar y publicar la carta, me ha hecho muchísima ilusión.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s