Saltar ao contido

el hombre elefante y la bailarina

29/11/2011

Bailarina hermosa de ojos enormes y cristalinos.
Que has elegido bailar, te has roto los pies para caminar contra-natura, sobre la punta de los dedos, sigilosa.
Estricta con lo que comes, lo que duermes, con la hora a la que vuelves a casa.
Esclava de entrenamientos, ejercicios, coreografías imposibles.
Lo que da sentido a todo es el esfuerzo y también es el principio. Carrera caduca. Inútil.
Has tenido suerte porque eres perfecta, guapa, esbelta. Porque bailas bien. Y eres la mejor de todas cuantas te rodean. Cumples un sueño. Eres admirada.
Mártir de tu propia perfección, no te permites ni un fallo.
Nunca te has parado a pensar cómo te sientes. Qué es lo que sientes. Solo calculas una y otra vez la ecuación perfecta, los movimientos exactos, que nada se escape.

Todas te envidian.

Todos se enamoran de ti.

Menos el hombre elefante.
Él no se equivoca. La naturaleza se equivocó con él.
Él es un error. Una vergüenza.
No elige sufrir.
Los demás no esperan nada de él, solo que no se les cruce en su camino.
Desagradable.
Esclavo de su aspecto físico. Centro de atención sin haber hecho nada para merecerlo.

¿Quién habla hoy de la bailarina? ¿Quién se acuerda?

Inspirado en el artículo de la Wikipedia sobre Joseph Merrick, el hombre elefante. 

Advertisements
One Comment leave one →
  1. 29/11/2011 12:24

    Da que pensar, sin duda…

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s