Saltar ao contido

Fui hasta donde se acaban las farolas

14/05/2012

donde los edificios ya no te impiden ver el paisaje. Y no hay papeleras porque aquí no se tira nada. Piensas que has llegado a un lugar interesante, pero no estaba en tus planes.

El camino no tiene aceras. Los portales están sin numerar y no hay timbres. Nadie espera que llames. La puerta está abierta. La señora está en la huerta de atrás de la casa, con las zapatillas puestas, metidas dentro de unos zuecos asturianos. Con una sonrisa puedes conseguir como mínimo una lechuga. La suerte está en que no contenga gusanos.

La gente no tiene twitter y espera a encontrarse con alguien para contarle lo que está pensando. No necesitan un perfil, si quieren averiguar algo, lo preguntan.

Puse un pie ahí y me hizo un poco de gracia. Pero, va! pensé, no estaba en mis planes y no hay acera, no sabría por dónde seguir. Y me giré, en dirección a las farolas.

Advertisements
No comments yet

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s