Saltar ao contido

Las chicas de las películas

05/04/2013

Relación conflictiva con los padres, menuda novedad. Un aborto, lo nunca visto en una serie. El típico capítulo sobre las E.T.S. con reencuentro con ex-novio de turno incluido. Y aún así ‘Girls’ es diferente.

Pequeñas píldoras de 30 minutos. Cabecera de HBO que, a las fans de ‘Sexo en NY’, nos hace salivar al estilo del perro de Pavlov. Naturalidad arrolladora de un personaje poco habitual. Los clichés de siempre reflejados en las tres amigas de la protagonista.

Hannah es una aspirante a escritora. No podemos decir que se gana la vida en un trabajo en que no la toman en serio. Porque no se gana la vida. Vive de sus padres, aunque lleva en la misma oficina dos años, como becaria. Con esto ya nos gana y en menos de dos minutos.

El entorno es Nueva York. Y lo de siempre, resulta poco creíble el nivel de vida que se gastan las cuatro “Chicas”. Apartamentos monísimos con muebles que nunca encuentras junto a un contenedor en este lado del Atlántico. Un montón de ropa, complementos y maquillaje. Y una vida centrada en ir a fiestas, tomar copas o cafés fuera de casa. Algo de aspiracional tenía que tener.

Pero, para poco creíble, lo de Lena Dunham, la actriz que interpreta a la protagonista. O qué digo, la directora de la serie, la guionista y, por si fuera poco, la productora ejecutiva. Esta tía es un hacha. Empezó con una película del estilo,’Tiny Furniture’, y de ahí a ‘Girls’ donde ya lleva tirando del carro dos temporadas. Realiza, bajo mi punto de vista, un ejercicio de sinceridad en cada capítulo. Le da, a cada uno, una buena dosis de espontaneidad que siempre consigue sorprendernos de alguna manera. Tiene aquello de sé tú misma, aunque nunca lo diga. Y se desnuda cada vez, tanto literal como metafóricamente.

Las cuatro amigas no se soportan y eso sí que es novedad en una serie. En la esencia, relata muy bien lo que son las relaciones femeninas. Con su complejidad y sus embrollos. Hoy somos mejores amigas, mañana nos llamamos de todo, pasado me lío con tu ex y la semana que viene nos sinceramos.

Sigue habiendo esa búsqueda del amor para toda la vida, el trabajo para toda la vida y la confortabilidad duradera, pero rodeado de la inseguridad actual, del sexo esporádico y de los trabajos precarios. Y en eso se parece bastante a la vida de cualquier veinteañera que acaba de salir de la universidad.

Artículo publicado originalmente en nove magazine.

Advertisements
No comments yet

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s